Homo economicus: el blog's Fan Box

martes, 4 de septiembre de 2007

Aventuras de un Homo economicus en Vermont

EL ARTÍCULO HA SIDO RECORTADO PARA QUE NO SE ABURRAN (TANTO). -El autor.

Mientras esperaba el bus —bajo cero, inmóvil, apretando fuertemente los dientes— no podía evitar preguntarme qué rayos hacía en Vermont (VT). Era consciente de que había tomado tres aviones desde Perú, y que estaba trabajando; pero me preguntaba si realmente valía la pena todo eso. La respuesta a mi pregunta vino después de ver a mi compañero de cuarto trazar muchos palitos en un papel al lado de su cama —como en las cárceles. Aprendí, claro, que hay personas que son parte casi irrenunciable de nuestra vida, personas y cosas que no tienen valoración económica alguna. Si sólo hubiera obtenido dinero en ese viaje, ahora me lo lamentaría. Pero no. Obtuve mucho más. Aprendí a convivir, a ganar y administrar mi propio dinero, a hacer arroz en olla regular; pero —por sobre todo— aprendí a ubicar los pequeños Homo economicus en cada persona/agente.

Promovemos el intercambio cultural. ¿Y tu recibo de mil dólares?
En efecto, todo comienza en las agencias. Muchas de ellas se promocionan como compañías que promueven el intercambio cultural y permiten a los estudiantes desarrollar sus distintas habilidades. ¿Cuánto se embolsican por la gracia? Más de mil dólares por persona. Desde 1999, la agencia USE ha enviado a más de 7000 estudiantes, lo cual quiere decir que han recaudado —a grosso modo— 7 millones de dólares. Los gastos que esta empresa realiza no son tan grandes: empleados del local, ferias de trabajo, etc. De hecho, si algo saliera mal con el empleador en EEUU, el participante mismo es quien debe correr con los gastos de nuevos pasajes, alimentación, hospedaje, etc. Por otro lado, USE posee una cláusula en su contrato que obliga al participante a comprar su pasaje en la agencia de viajes, AC TOURS; deferencia por la que —asumo— percibe una comisión.

Welcome to Sugarbush…
Sí, fui un housekeeper —el que limpia las habitaciones, tiende camas, limpia baños, etc— y fue un buen trabajo porque recibía propinas esporádicas y al menos no trabaja a la intemperie. En términos más elegantes, podríamos decir que la valoración que le daba a mi temperatura corporal era mayor que aquella perteneciente a mi recato por limpiar el desmadre ajeno y malograrme la manos con todo tipo de productos. Me pagaban $8.50 la hora, lo cual no estaba mal. Pero en algo debía estarse beneficiando la empresa. Afrontémoslo: ¿por qué habrían de contratar a una bola de latinos? Conversando con unas housekeeper americanas, me contaron que les pagaban $9.50 la hora. Ajá. Eso quiere decir que por cada hora trabajada por un latino y no por un gringo se ahorraban un dólar. Si se trabaja 8 horas al día, 5 días a la semana, eso nos da un total de 160 dólares ahorrados al mes por cada uno de los trabajadores latinos. Siendo alrededor de 30 trabajadores, Sugarbush se ahorró 4800 dólares en sueldos cada mes (mucho más de $14,000 por la temporada completa) A decir verdad, en semanas de gran actividad se ahorraron mucho más. Por cada hora extra se debe pagar el 150% del salario; es decir, $12.75 a los latinos y $14.25 a los americanos. ¿Les significamos algún gasto a la empresa Sugarbush? No. Nosotros pagamos nuestros trámites consulares, nuestra comida, nuestros pasajes y los “beneficios” que nos otorgaron no fueron nada del otro mundo.

Money, money, money
Desde un compañero obsesionado por hacer horas extra, hasta gringas entrando antes a los cuartos para robarse las propinas, pasando por irrisorios cálculos con mi amigo para economizar en el supermercado, fue mucho lo que tuve que ver para convencerme de que el Homo economicus está más vigente que nunca. Los agentes sí maximizan su utilidad. Al lado de muchos, incluso, el Homo economicus es un chancay de a veinte, una caricatura.

En suma, simbiosis perfecta: una agencia que percibe millonarias —literalmente— ganancias, una empresa estadounidense que obtiene mano de obra barata sin mayores esfuerzos y un grupo de latinos felizmente explotados, felices ellos con sus lap-tops y cámaras digitales nuevas.

Sí, aprendí mucho en ese viaje. Aprendí que el Windex se puede (no sé si se deba) usar en otras superficies aparte de los vidrios y que la vida no es justa. Pero sobre todo lo del Windex.

8 COMENTA AQUÍ !:

Luis Gomez V. dijo...

Ante todo te pido disculpas por recien hacer un comentario serio en este artículo, pero no quería pecar de desentendido en los demás aparte que este tema lo he vivido contigo y puedo colaborar con algo, digamos empresarial.

Sí, yo era el de los palitos. Como a ti, a mi tambien me chocó el alejarme de mi entorno e irme a vivir a otro 'dificil'. Y también como tu quizá pienso que Sugarbush salió ganando más con contratarnos pero no nos pusieron una pistola en la cabeza. Si fuimos era porque sabíamos que podíamos obtener a cambio más de lo que ibamos a entregar. En la parte que escribes: '¿Les significamos algún gasto a la empresa Sugarbush? No.' concuerdo totalmente contigo. Ni capacitación verdadera, ni motivación alguna, ni veneno antiratas, ni consejos sobre como poder acostumbrarte a un entorno completamente raro para nosotros. Inversion nula en capital humano, pero a nosotros, como latinos estudiantes inexpertos, no nos importó y seguimos trabajando.

Se plantea un escenario de 'todos ganan': la empresa q viene y se lleva latinos baratos y los desparrama por ahi en su pueblo.

los latinos q ganan algo d billete (que no compensa su verdadera labor) de paso q 'viajan'.

la empresa q factura millones es la mas beneficiada sin duda pero si que sabe marketear bien su producto mostrandonos felices en la nieve.

El plan saldría mejor parado si incluyera temas básicos en recursos humanos y que no sea simplemente una oficina donde usar la computadora. Hay mucho que mejorar en esos programas; sin embargo, no podemos condenar al universo de empresas solo porque a un par de homo economicus en Vermont su empresa se las hizo imposible muchas veces.

Siento que no he abordado tantos temas como quisiera pero es tarde y tengo sueño. Gracias por leer.


Sigue asi Ben. Buen blog.

dorenko dijo...

jaja pucha los de use se la pasan de pendejos, io tmb he viajado asi (OR) y me terminaron botando del trabajo... muchas veces no cumplen con los acuerdos..este verano me voi a killington pero con unos amigos deseame suerte.. bonito blog

Carla dijo...

Benny (o debería decir "amigo... "),de acuerdo contigo en el hecho que todos actuamos como agentes económicos.

Sólo dos preguntas:

Con respecto a esta frase: "Los agentes sí maximizan su utilidad.", dirías que está condicionada a su entorno?

Segunda pregunta: Aqui en Lima tambien tiendes tu cama y limpias tu cuarto??? :-)

saludos,

Carla

Ben Solís dijo...

Ensayaré un par de respuestas, aunque la primera —y sólo la primera— es perfectamente debatible:

1. Creo yo —énfasis de por medio— que los agentes NO maximizan su utilidad siempre, pero siempre BUSCAN hacerlo. Situaciones límites como la descrita en mi artículo eleva el supuesto de maximización a niveles insospechados. El entorno influye, pero son las características del agente —no obstante— las que en efecto determinan entre qué opciones se distribuyen los recursos. En Vermont, muchos querían minimizar sus gastos, y para ello decidieron no incurrir en gastos innecesarios. Sólo lo básico. Pero cuando llegaba el cumpleaños de alguien, algunos gastaban en comprarle un pequeño regalo. Ese claramente no representa el comportamiento de un súper egoísta (dentro de su valoración, cabe otorgar algo de recursos a bienes que, de hecho, no le rendirán más utilidad que la de ver una sonrisa —en el mejor de los casos— en el rostro de su amigo).

2. No, aquí no soy lo que se dice "hacendoso", precisamente porque no existen incentivos para hacerlo: no me pagan $8.50 la hora, no hay medidas punitivas si no lo hago, y de eso no depende mi supervivencia. Sí pues, digamos que el costo de limpiar mi cuarto resulta más alto —mucho más alto— de aquel perteneciente a que todo el mundo me perciba como un flojonazo.

Gracias por los comentarios.

Germán Terán dijo...

Si tienes razón, yo soy uno de esos que vino con su laptop nueva y con sonrisa de oreja a oreja.

Donde fui, Sun Valley USA, vivíamos en cuartos de 4x4 metros, con dos camarotes y un lavabo, nada más. Compartiamos dos waters y dos duchas con otros 16 cuartos con 4 puntas cada uno... saca tu cuenta, y eso era sólo el primer piso, imaginate el segundo.

Nos hacían morir de frío en medio de la montaña, sin sentir las extremidades y perdiendo el conocimiento.

Pero tengo mi laptop y soy un Sudaca :)

Carlos dijo...

Interesante.. me pregunto si habras trabajado en el viejo Inn, o en el nuevo Clay Brook (ese inmenso complex que deje construyendo, al dejar Warren un 28 de marzo del 2006...). Curiosas coincidencias. Primero el titulo del blog, la misma carrera en la pucp, gusto y pasion por la economia, y ahora ex-sugarbushinos tb jaja

Saludos, fue un gusto leerte

P.D. P. Samuelson diria "los agentes actuan 'como si' maximizaran utilidad". Si bien no todos lo hacen, mucho mas frecuente resulta la practica de analisis costo-beneficio.. en el caso de los Resorts, a los menores costos podrias agregarle los beneficios de la diversidad cultural, especialmente de tener latinos (pero sobretodo, latinas... los gringos enloquecen). Lo pude comprobar ese invierno cuando raye dando clases de Salsa en el viejo restaurante frances que ya no recuerdo como se llamaba..

eva dijo...

solo para decirte que mantener de nick en el messenger el link de tu blog sirvio para que tengas una aficionada ¿mas? (al blog claro)... no tenia nada ke hacer (aburre encontrar en el periodico noticias tontas y dramaticas y el gestion con las paginas medio rosadas no me atrae hoy)... y ya me lei la mitad de los articulos de tu blog jujuju....cdte, un abrazo

Pd: beni beni beni (8)

Anónimo dijo...

me gusta mucho tu pagina web.
dime porque en internet todos juegan el juego de ser explotados. porque estas empresas que te pagan 0.010 por click que les hagas a sus banners y te mandan 4. por dia. y es una explotacion porque utilizan tu tiempo y tu computadora y todos las personas juegan a hacerles publicidad a estas compañias en toda las web para que otros despistados tambien caigan en el juego. a los latinos les gusta que los exploten.