Homo economicus: el blog's Fan Box

sábado, 15 de septiembre de 2007

Línea de pobreza

ALGUNOS CONCEPTOS PREVIOS ÚTILES PARA SIGUIENTES ARTÍCULOS

Osaré escribir sobre pobreza. Aun cuando no sé qué es tener que lavarme la cara en una batea de agua previamente usada. Aun cuando no sé qué es tener que caminar largas distancias a través de arenales, con un niño en brazos, para que lo atiendan en la posta médica más cercana —donde cercana es claramente un decir.

Resulta común escuchar acerca de los pobres del Perú. El método regularmente usado que está detrás de la mayoría de esas afirmaciones es el de la línea de pobreza. Básicamente, éste consiste en la estimación del valor de una canasta mínima de subsistencia, la cual varía de acuerdo a la región de análisis —la composición de la canasta, que incluye otras cosas además de alimentos, varía a lo largo de la Costa, Sierra y Selva. El nivel de esta canasta para Lima Metropolitana está alrededor de S/. 110 por integrante de la familia; mientras que en la Sierra Rural dicho valor es aproximadamente S/.73 (INEI). Estos niveles delimitan la línea de pobreza extrema: aquellas familias cuyos ingresos no alcancen para cubrir estos gastos esenciales son consideradas pobres extremas. En algunos casos casi doblando estos niveles obtenemos la línea de pobreza total; es decir, aquellos que se encuentran por encima de ella —S/.220 para Lima y S/.100 para la Sierra Rural, por ejemplo— pueden ser considerados como no pobres. Entre ambas líneas se encuentran, evidentemente, los pobres no-extremos.

Como vemos, la concepción de un pobre varía de acuerdo a la región. En la Sierra Rural, bastaría con tener un poco más de cien soles por integrante de la familia para ser considerado no pobre; en Lima, sin embargo, con poco más de cien soles per cápita estamos bordeando la línea de la pobreza extrema. Debido a la marcada centralización que padecemos, es precisamente en aquellos lugares más alejados en los que —a pesar de requerir un menor ingreso mínimo al limeño— la pobreza alcanza niveles estratosféricos. En Huancavelica, por ejemplo, el nivel de pobreza es de 80% de la población, donde una gran parte son además pobres extremos.

Pero, ¿basta el ingreso para "dejar de ser pobres"? ¿O la pobreza es, de hecho, un concepto mucho más amplio y complejo? En próximos artículos me dedicaré a analizar este fenómeno cuya carga lleva, aproximadamente, la mitad de los habitantes de nuestro país.

0 COMENTA AQUÍ !: