Homo economicus: el blog's Fan Box

viernes, 1 de febrero de 2008

Cuando las predicciones fallan II: el tipo de cambio

Sin duda el año que pasó se caracterizó por un descenso del tipo de cambio evidente. Incluso a pesar de los esfuerzos del Banco Central. ¿Qué pasó?

¿Por qué es "malo" que el sol se haga más fuerte?
Básicamente esto afecta negativamente a dos tipos de agentes: los que ahorran en dólares y los exportadores. Por una parte, los que desconfiaron —justificadamente— del sol y prefirieron ahorrar en dólares, ahora ven cómo sus ahorros se ven reducidos por estas movidas del tipo de cambio. En términos reales, pueden comprar menos con 100 dólares de lo que podían haber comprado antes. Por otro lado, los ingresos que perciben los exportadores ahora valen menos. Los salarios que pagan a sus empleados y la gran mayoría de sus insumos están en soles. Se deben utilizar más dólares para pagarlos. Como consecuencia, la actividad exportadora se hace menos rentable.

¿Y quiénes sí se ven beneficiados? Pues aquellos que adquirieron deudas en dólares. Ahora podrán destinar menos soles para pagar sus deudas denominadas en dólares y utilizar el excedente en lo que crean más conveniente.


¿Por qué bajó el tipo de cambio en el 2007?
En realidad, existe evidencia clara de que el dólar está perdiendo fortaleza frente a muchas otras monedas en los mercados internacionales. El debilitamiento de la economía norteamericana es innegable. En el caso específico de Perú, debemos considerar además que, como economía emergente —con una franca mejora en su desempeño macroeconómico— la mirada de inversionistas extranjeros están puestas sobre nuestro país. Lo que sigue es un análisis intuitivo de cómo una simple paridad de tasas de interés nos arroja como resultado lógico una apreciación del sol. Al haber un menor riesgo país —como es el caso de Perú*— la prima por riesgo (es decir, ese derecho de piso que debemos pagar los cariñosamente llamados “países en desarrollo” por ser propensos a la inestabilidad y los cambalaches) que debemos ofrecer a los inversionistas es menor. La mayor rentabilidad en inversiones nacionales generará un ingreso de capitales. Los inversionistas buscarán cambiar sus dólares por soles. Y aquí ya es sólo cuestión de oferta y demanda.

Si aumenta la oferta de dólares, resulta natural que su precio (el tipo de cambio) baje. Este incremento en la oferta de dólares también se ve reforzado por un aspecto típico en países del tercer mundo: las remesas. Y por último, aunque definitivamente no menos importante, están las expectativas de la gente. Sí, de nuevo las expectativas. Al igual que con la inflación, si la gente espera que el tipo de cambio siga bajando, sucederá. Cuando los ahorristas, asustados, venden sus dólares contribuyen aun más a esa abundancia de dólares en el mercado y el tipo de cambio se va para abajo, a pesar de los esfuerzos del BCR.

Lo que hace el BCRP
Cuando el Banco Central hace noticia por haber comprado una inusitada cantidad de dólares, lo que está haciendo es intervenir en el mercado cambiario para revertir la tendencia observada. En pocas palabras, si los inversionistas, inmigrantes y ahorristas ingresan dólares a la economía, el BCRP los saca, para evitar las presiones depreciatorias sobre el dólar. Ahora, para eso debe emitir soles (si no, ¿con qué habría de comprar los dólares). ¿Inflación? No necesariamente, si es que el mismo BCR se encarga de retirar los soles, posicionando bonos. Aun así, siempre será más fácil comprar dólares con dinero recién hechecito que conseguir gente que compre bonos soberanos de un país en desarrollo.

¿Por qué interviene el BCR?
Según la página del BCRP, “las intervenciones cambiarias están dirigidas a reducir la volatilidad del tipo de cambio, sin establecer un nivel sobre el mismo (…) se busca evitar movimientos bruscos del tipo de cambio que deterioren aceleradamente los balances de los agentes económicos”. En estos últimos años, ha intervenido para intentar mantenerlo relativamente estable a pesar de las presiones a la baja —sin mucho éxito a partir de la segunda mitad del 2007— presumiblemente porque un descenso estrepitoso del tipo de cambio hubiera frenado el boom exportador que alimentó —y continúa alimentando— nuestro crecimiento. Un movimiento así hubiera, además, perjudicado a los ahorristas en dólares. El BCRP es consciente de que el grado de dolarización financiera en nuestro país es alto, y que este tipo de movimientos del tipo de cambio también hubiera sido recesiva por el canal mencionado.

Pero ¿es claro que los efectos negativos de un menor tipo de cambio sobrepasan a los positivos? ¿Se trataría realmente de una catástrofe de enormes proporciones, como quiere hacerlo ver en el gobierno?

Claro, si el BCRP se empeña en mantener un nivel artificial del tipo de cambio, en realidad lo que hace es frenar el proceso de desdolarización de la economía. No hay incentivos para dejar la moneda yanqui. Si encima, el mismo presidente —Alan Alan— declara orgullosísimo que defenderá el tipo de cambio como hasta ahora, pues bienvenidos los capitales golondrinos, bienvenida la especulación. Más y más capitales llegarán esperando que el tipo de cambio caiga en Perú como lo hizo ya hace tiempo en los demás países que García parece mirar por encima del hombro, porque dejaron que el mercado fortaleciera las monedas locales.

Finalmente en el MMM 2008-2010, se predice que “en el 2008, (…) el tipo de cambio promedio anual registre S/. 3,16 por dólar”. Esto nos deja dos posibilidades: o el tipo de cambio se disparará en los siguientes once meses o las predicciones no consideraron probable una caída tan brusca del mismo —sobreestimaron, quizá, su capacidad de intervención. Me inclino, claro, por esta última opción.

Sugiero el artículo de Silvio Rendón: El dólar y los que lo defienden.

___________________________________________________________________
* Nótese que hace unos meses la agencia clasificadora de riesgo canadiense, Dominion Bond Rating Service, otorgó el grado de inversión al Perú. Claro, no es LA agencia clasificadora de riesgo; pero ciertamente sienta un precedente. Para más referencias, véase el comportamiento del EMBI+.

4 COMENTA AQUÍ !:

hernanovelarde dijo...

Hola Ben,

Porque no se usa la estrategia que usa China para mantener su moneda devaluada en comparacion al dolar? Al fin esa estrategia es la que le ha permitido desarrollar su estrategia de crecer a base de exportaciones. En el caso de China, ellos tambien han estado recibiendo muchisimos miles de millones de dolares a causa de sus exportaciones sin embargo los chinos han podido mantener su moneda el Yuan a un tipo de cambio bien barato en comparacion al dolar. Y lo han hecho comprando bonos de EEUU para mantener una escasez de dolares en su mercado local y por ende manteniendo su moneda debil contra el dolar. Justamente esa es la queja de los gringos hacia china pues consideran que esta manipulacion ha permitido que ellos invadan a su pais con todos esos productos que China exporta y que ha creado un desbalance comercial entre los dos paises. Pienso que Peru tambien podria hacer algo parecido comprando los bonos de EEUU y mantener una escasez de dolares en el mercado local para debilitar el sol y fortalezer el dolar localmente. De esta manera el Peru tambien pudiera aplicar una estrategia parecida a la china para exportar muchos productos y poder desarrollar industrias y el pais a la vez. Asi como estan las cosas ahorita, el sol fuerte permitira que entren productos de EEUU en masa y perjudicara a las industrias nacionales que no estan preparadas para competir con las empresas americanas y tambien las exportaciones de productos no minerales tampoco podran exportar por causa de un sol demasiado apreciado. Que piensan al respecto? Saludos

Ariel Yevenes Subiabre dijo...

Mmmmmm... competitividad a través de tipo de cambio alto me huele a vieja escuela... insostenible por lo demás en estos tiempos donde el capital financiero vuela más rápido y se salta cualquier frontera o restricción...

Por otra parte... hay que superar la fronteras que imponen los libros de texto de contabilidad nacional y hecharle una miradita a la PPA... quizás... vuestra moneda no se ha fortalecido tanto como parece.

Saludos.

Carlos del Carpio dijo...

Totalmente de acuerdo con Ariel. Es lo que dice este documento reciente del BCRP:

Los determinantes y la evolucion de la competitividad en el Perú
http://www.bcrp.gob.pe/bcr/dmdocuments/Informes/Notas/2007/NE_2007015.pdf

Segun el punto 7, el tipo de cambio real no es un determinante importante de la competitividad del país. Y mas aún, al ser una variable que depende tanto de la inflación relativa con los socios comerciales, así como del valor de las monedas de estos países, es una variable sobre la que la política económica no puede ejercer influencia permanente.

Sin embargo, el problema principal es que el BCRP no esta siendo claro en su politica. Dice respetar la tendencia del TC e intervenir solo para reducir su volatilidad, pero los hechos dicen otra cosa, al igual que los increibles discursos de su presidente (J. Velarde) y nuestro presidente (Alan Alan). Ese tipo de cosas ponen en peligro su credibilidad y su capacidad de ejercer efectivamente la politica monetaria en el futuro. Como dijo Felix Jimenez: ¿Sabe Julio Velarde lo que está haciendo? A los que les interese el tema les recomiendo sus ultimas entradas en AE, asi como las de Eduardo Moron en su blog. Saludos,

Jorge Pareja dijo...

Estimado Ben, Interesante tu posición, pero recuerda que la competividad como target, es un complejo dinámico de vareias variables de entorno económico y sociopolítico, dificilmente el tipo de cambio real puede determinar a la competividad de los países, sobre todo cuando la componente importada está fuera del alcance de los "policemakers" peruanos.
Saludos

Jorge