Homo economicus: el blog's Fan Box

domingo, 16 de marzo de 2008

Populismo y anchovetas












Ya estuvo bueno. O sea, si la ministra de comercio, Mercedes Aráoz quiere cantar "el tamalito" en el programa de Cecilia Barraza (véase YouTube), bueno. Si la ministra de la mujer, Susana Pinilla, quiere jugar caranavales con una bola de niños eufóricos, bueno (total, ni que hubiera que promover el no despilfarro del agua). Si Rafael Rey hace una demostración, mismo Utilísima, para que las madres aprendan a hacer no se qué de anchoveta, en fin. Pero que Jorge del Castillo y Rafael Rey salgan alegremente a anunciar que el Gobierno pone en venta 300 toneladas de pescado a un sol el kilo, es demasiado.

El Gobierno colocará en terminales y mercados del país más de 300 toneladas
de pescado para que sea consumido por la población en Semana Santa, y así
evitar su desabastecimiento y aumento del precio, informaron hoy el primer
ministro, Jorge del Castillo, y el ministro de la Producción, Rafael Rey

En conferencia de prensa, realizada en la sede del Ministerio de la Producción, el premier añadió que la población espera este tipo de medidas, pues remarcó que en el pescado posee un alto contendido proteínico y su consumo beneficia principalmente a los niños.

A su turno, Rey afirmó que se han adoptado todas las medidas para llevar pescado a precios módicos a las mesas peruanas en estas fiestas santas, por lo que no hay ninguna razón para el desabastecimiento ni la especulación de precios para encarecer el recurso hidrobiológico. Agregó que su sector pondrá en marcha un mecanismo de control, para identificar a los malos comerciantes que aumentan el precio del pescado, y denunciarlos ante el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi).


Incluso, el propio titular de la Producción visitará los terminales pesqueros de Ventanilla y Villa María del Triunfo a partir de las 05:30 horas y luego recorrerá los mercados y puntos de venta para verificar el cumplimiento de las disposiciones para abaratar el precio del pescado.


El problema aquí es la descarada metida de mano que hace el Gobierno, en aquello que dicen amar: el libre mercado. ¿Lo que están tratando de decirnos es que los comerciantes en los mercados y los pescadores (de bajos recursos, lo sabemos) están impedidos de apropiarse de un excedente? ¿Por qué? Populismo puro. La inflación le preocupa al Gobierno. Le preocupa bastante. Principalmente porque ES el gran peso que lleva encima y que lleva a la mayoría de la población a desaprobarlo. ¿Qué hacen, entonces? No quieren NINGÚN aumento en los precios, ni siquiera los que podrían resultar de una sana interacción entre la oferta y la demanda. Aumentos que pasarán una vez que la Semana Santa se haya ido, a diferencia de la inflación permamente en el resto de alimentos.

Así, para los citados ministros...

1) los comerciantes y pescadores son malos y especuladores (también deben serlo, por tanto, los supermercados que suben el precio del pavo en fiestas)

2) el pueblo debe obtener lo que espera, aun cuando ello implica que el Gobierno meta mano descaradamente en el mercado

3) sigue esa noción de que los ministros deben estar AHÍ. Cantando, jugando caranavales, poniéndose un mandil y cocinando. Supervisando en los mismísimos terminales pesqueros y mercados.
Populismo, populismo...

5 COMENTA AQUÍ !:

Luis Gomez V. dijo...

Creo que después del artículo de Vermont, esta será otra vez que puedo comentar primerito. Trataré de no desaprovechar mi oportunidad.

Estoy de acuerdo contigo con respecto a lo de que lo anunciado por el Gobierno corresponde a un populismo casi desesperado aprovechándose del contexto semanasantino (nueva palabra). Ahora, habría que ver cuantos de esos peces son anchovetas. Infiero que un gran número de las 300 tons son anchovetas pues no por nada últimamente se ha estado promoviendo el consumo de dicha especie al ser la misma nutritiva y económica.

La pregunta es: no ha pensado el Gobierno que esta política populista puede afectar otros sectores productivos tales como el de la pesca siendo la harina de pescado el principal producto que esta industria ofrece y que justamente proviene de la anchoveta? Ojo que los períodos de veda pesquera han aumentado considerablemente para este año.

En algo que puedo discrepar contigo es cuando mencionas que tambien deberían entrar en el grupo de 'malos y especuladores' los supermercados que suben el precio del pavo en Navidad. Yo no tengo vastos conocimientos de economía pero sé que el pavo no es un bien esencial para una familia peruana pues tiene otros bienes sustitutos como el lechón y dios sabe que. El pescado, a mi parecer, va por otro camino pues forma parte muy importante de la idiosincracia religiosa del país y, dado esto, los que especulan con su precio pueden llegar a ser, por decirlo de algún modo, un poquito mas malos que los supermercados aquellos.

Pero esta es la opinión de un humilde blogger a quien le pareció interesante tu artículo. Sigue así. Nos vemos.

Luis Gómez Villavicencio
http://demediadistancia.blogspot.com/

Ben Solís dijo...

Luis,

"(discrepo)cuando mencionas que también deberían entrar en el grupo de 'malos y especuladores' los supermercados que suben el precio del pavo en Navidad (..) sé que el pavo no es un bien esencial para una familia peruana pues tiene otros bienes sustitutos como el lechón (...) El pescado, a mi parecer,(...) forma parte muy importante de la idiosincracia religiosa del país"

Que la demanda por pavo aumente en Navidad al igual que lo hace el pescado en Semana Santa, queda claro, se debe exactamente a los mismos motivos. Idiosincracia que nos lleva a no comer carne de res en épocas semanasantinas (usando la palabra) al igual que a comer pavo en Navidad (al igual que, alienadamente, chocolate caliente siendo, no obstante, que aquí aquella coincide con el verano). Para los efectos de lo que dices, cualquier alimento que no sea carne de res puede ser sustituto del pescado. Más aún, puede existir distintos tipos de sustitución ENTRE DISTINTOS TIPOS DE PESCADO (recordando que no todos ellos serán subsidiados por el Gobierno).

Vale el aporte
BEN

hernanovelarde dijo...

Hola a todos, estoy de acuerdo con Ben de que esta medida es totalmente populista con fines politicos. Solo asi se puede entender como ahora el gobierno quiere intervenir en el mecanismo de precio de los mercados cuando antes era partidario de que el mercado lo corrige todo. Lo mismo paso cuando los hoteles empezaron a subir sus tarifas y el gobierno vio que los extranjeros se quejaban por la subida de tarifas. Aqui tambien, no importo el mecanismo de precios y se acuso a los empresarios de abusar. Bueno, tal como el caso del pescado, comida, y hoteles, el gobierno deberia de ver estas subidas como un incentivo para que surjan mas empresas y asi crezca la economia. Pero como solo le interesa las encuestas e imagen critica las subidas y la ley del mercado. Si realmente quiere que los precios no suban deberia de mirar a las fallas de estructura economia que ha permitido que hayan oligopolios en varios mercados a nivel de importadores y mayoristas que son los que realmente estan gozando de las subidas de precios y disminucion de aranceles. Curioso que el gobierno es molestado por estas subidas pero a la vez no le importa las subidas que ocurren en los pasajes de transporte. Talvez porque escoje solo temas que le conviene politicamente. Tambien es de conocimiento entre economistas que la inflacion pueda que haya tenido sus origenes en el exterior pero hoy es impulsada por el rapido aumento de la oferta de la moneda. Estamos ante una "maquinita" mas moderna y mas sofisticada que el gobierno usa para mantener la economia creciendo aun cuando esta poniendo presion en los precios. Al final, estas medidas del gobierno estan causando los mismos simtomas que el primer gobierno de Alan. Esperemos que no se le ocurra al Sr. Alan controlar los precios pues solo la sugerencia de vigilar precios y perseguir penalmente a "especuladores" puede causar nerviosismo entre los empresarios y regresamos de nuevo a las salidas de capital y escasez de alimentos. Aun no estamos ahi pero asi fue la otra vez. Es peligroso cuando intereses politicos se sobreponen sobre politica economica responsable. Aunque yo diria que muy poco se ha hecho hasta ahora en realmente tener una politica economia de largo plazo.

Miguel Figallo dijo...

Yo estoy totalmente de acuerdo con Ben y me parece que ese primer párrafo del artículo, lejos de ser solo algo entretenido, guarda un transfondo bien fuerte. POPULISMO

Claro está que la política aplicada por el gobierno se podría pensar como parte del combate contra la inflación, pero digamos que dentro del discurso del mismo gobierno, Alan está "haciendo trampa".

No se trata de salir a vendere pescado ni de mandar alcaldes y ministros a los mercados a darle tas-tas a los que quieren vender la papaya a 1.60 o 20 soles. Si es que hay especulación se trata de poner las cartas sobre la mesa y de crear mecanismos para alejar a los especuladores.

¿Qué hace usando los aranceles para combatir la inflación? Eso es par mi una de las idioteces máximas. Los aranceles forman parte de la política comercial. El gobierno, claramente, no tiene idea de que hacer, están asustados y eso lo lleva a hacer cualquier cosa, un arroz con mango para controlar la inflación y, para de paso, ganarse unos puntitos de aprobación en las encuestas.

http://cuiverde.blogspot.com

Anónimo dijo...

Que se puede esperar de un presidente que en 1985 en Tacna dijo "pondremos las COJINOVAS al alcance de las mesas populares"