Homo economicus: el blog's Fan Box

miércoles, 14 de mayo de 2008

Inflación, aranceles y Ab-King Pro

El Ab-King Pro es un aparatejo que, este iluso escribidor, compró hace algunos meses con la esperanza de reducir sus medidas abdominales de manera rápida y sin esfuerzo. Para lo que cuesta, más vale que sirva, dije. Sólo se requieren 3 minutos diarios, decía el infomercial. La gracia me duró poco, y luego de un par de meses, abandoné la rutina sin ningún tipo de resultados.
(...)
Ya a estas alturas del año, nos queda claro que, de las variables económicas, la inflación es sin dudas la vedette del año. Es decir, tampoco ha alcanzado niveles estratosféricos; pero que se salga de la banda establecida por el mismo Banco Central y, que sea durante el Gobierno de un presidente con un precedente como el que tiene García, ha puesto nerviosos a más de uno.

Nerviosismo que no sólo se mostró en el ciudadano común -las expectativas de inflación son crecientes, y por fuera del rango meta; es decir, el esquema de metas de inflación ha fracasado- sino también en más de un político: Del Castillo y Rey vendiendo pescado a sol y persiguiendo "especuladores", o Carranza anunciando la disminución de aranceles. De lo primero ya me he ocupado aquí, así que veamos lo correspondiente a la segunda medida.

En efecto, los aranceles -y también el Impuesto Selectivo al Consumo (ISC)- se redujeron. ¿Qué es un arancel? Son los impuestos que se cobran a las importaciones, es decir a productos extranjeros que quieren ser vendidos en territorio nacional. Ante la inflación atemorizante, ¿cuál es el mecanismo que explica que una reducción en los aranceles hace que la inflación se reduzca? Es decir, podría ser que esa reducción de impuestos se tradujera en menores precios, así como podría ser que todos los importadores se apropiaran de los excedentes, y la tendencia de los precios se vea inalterada. Dados los incentivos en el mercado, ¿por qué habrían de bajar los precios?

Lo cierto es que -como puede verse en el gráfico anterior- el dólar siguió su tendencia a la baja (la reciente subida se debe a la elevación de encajes) y la inflación continuó incrementándose. Las importaciones se incrementaron y, con aranceles bajos, el Perú perdió recaudación tributaria y ganó un futuro poder de negociación bajo en tratados internacionales (lo atractivo de un TLC con algún socio es que bajen sus aranceles, pero ¿qué poder de negociación, a parte de tolerarlo todo con tal de que inviertan aquí, tenemos si nuestros aranceles son ya rebajados?).

El mismo ministro Carranza dijo que "Si no surte efecto (la reducción de aranceles), presento mi carta de renuncia". Pero Carranza sigue siendo ministro de economía. ¿Cuál es la explicación?Pues, dicen, que GRACIAS A LA REDUCCIÓN DE ARANCELES LA INFLACIÓN NO SE INCREMENTÓ A 6%, SINO SOLO A 5,5%. ¿Y cómo probar eso?

Después de dos meses de utilizar el Ab-King Pro, miré mis abdominales y dije: ¿será que el Ab-King Pro es una estafa y no sirve para nada? ¿O será tal vez que, de no haber hecho abdominales esos meses, dicha zona estaría ahora más protuberante?

Supongo que tanto las desesperadas medidas del ministro como mi persistente adiposidad abdominal son misterios sin resolver. Eso hasta que llegue un análisis de descomposición de varianza (para el caso de la inflación, claro está).

6 COMENTA AQUÍ !:

Carlos del Carpio dijo...

Estimado Ben,

Con vectores autoregresivos no se puede inferir relaciones de causalidad como las que sugieres Sabemos que se puede inferir causalidad ala Granger, pero en pos de la claridad para tus lectores no economistas, seria adecuado que señales la diferencia (1).

Por otro lado, el argumento de la perdida de poder de negociación (el cual se lo escuche primeramente a A. Farlie) en este caso en particular, presenta a mi parecer, una falacia que esconde cierta lógica proteccionista implícita.

En primer lugar, vale preguntarse:

¿la relación "arancel-poder de negociación" es acaso linealmente positiva?

o en otras palabras

¿Acaso por tener aranceles de 200% nos encontraríamos en una mejor posición de negociación que la actual?

La respuesta evidentente es no. Y sin embargo, la afirmación del Prof. Farlie se basa enteramente en dicha suposición: a mayor arancel mayor poder de negociación, y viceversa.

El problema aquí es que ni él ni nadie dice cuanto arancel es conveniente y cuanto no, ni cuanto varia el poder de negociación ante los cambios en el arancel (y esto, si acaso fuera posible de medir objetivamente el primero, como para poder hablar de elasticidades)

En segundo lugar, hay que aclarar que las medidas implementadas por Carranza no se tratan de una reducción generalizada de aranceles, sino de una reducción selectiva, en la cual se ha reducido arancel en su mayoría a bienes alimenticios, los cuales serian los principales asociados a la inflación importada. Dicho esto, una reacción del tipo "estamos perdiendo poder de negociación!" es bastante imprecisa, ya que la gama de bienes que el Perú utiliza como puntas de lanza en las negociaciones de sus tratados de libre comercio no se ha visto afectada. La mayoría de bienes que han visto reducido su arancel, simplemente no juegan en las negociaciones.

Finalmente, la evaluación del efecto de las medidas debería hacerse sobre la inflación sí, pero de forma ponderada, a través de los precios de los bienes específicos que han visto reducido su arancel. Como ya se ha estudiado, el efecto traspaso de precios en la economía tiene su propia dinámica y su propia ventana temporal (ver por ejemplo el trabajo de Shirley Miller del BCRP). En ese sentido, un par de meses es demasiado prematuro e insuficiente como para hablar de una evaluación objetiva de las medidas. Menos aun para pedir la renuncia de ministros, ¿no? (2)

Saludos cordiales,

Carlos


---

(1) Maximo Vega-Centeno diría que son este tipo de detalles los que generan expectativas inalcanzables alrededor de la profesión, que pueden resultar luego perjudiciales al vernos imposibilitados de cumplirlas.

(2) Me refiero a la poco ética e irresponsable practica de algunos blogueros, de las cuales marcaste distancia en un post anterior (que por cierto, creo que quedo pendiente de continuación. Da curiosidad saber que decían las partidas desagregadas).

Ben Solís dijo...

Estimado Carlos,
Suelo tocar superficialmente muchos temas cuando escribo. Ese es quizás uno de mis mayores defectos -o virtudes, de acuerdo al gusto del lector. En todo caso ahi van un par de aclaraciones:

1)En efecto, un test de causalidad a la Granger demostraría que valores pasados de una variable (rezagos) ayudan a explicar valores futuros. Al comenzar este blog, juré mantener el principio KISS (keep it simple, stupid); para que nadie se aburra al leerlo. Pero creo que el artículo apunta hacia otro lado:

2) Es cierto que la relación entre poder de negociación y y nivel de aranceles no es tan clara como lo plantea Fairlie. Las negociaciones en TLCs suelen ser mucho más que aranceles. LA CERTEZA ES TANTA (O QUIZÁ MAYOR) QUE CUANDO SE DICE QUE LA REDUCCION EN ARANCELES HARÁ DISMINUIR LA INFLACIÓN.

3) Mencionas una reducción "selectiva", ciertamente, que terminó -establecer los mecanismos representa un trabajo interesante- perjudicando al sector metalmecánicomo, textil, etc, como fuera reconocido ex-post por el MEF.

4)Aquello de un par de meses -quién dice cuanto es suficiente tiempo- debería tenerlo presente más el Ministro Carranza que los bloggers. No he pedido su renuncia. Lo máximo que puedo pedir es que se abstenga de hacer el tipo de promesas incumplibles, o, mas aun, no verificables. Evidentemente, luego de un tiempo si la inflación baja, se dirá que fue por las medidas. Si no baja o sube, se dirá que los efectos hubieran sido peores si no se hubieran tomado las medidas. Hacer promesas como las de Carranza es simplemente jugar con la ilusión de la gente.

5) Leo todos los blogs. Leo el GCC, Uterodemarita, desde el tercer piso, etc etc. No me corresponde a mí ser el "guachimán bloggero" que dice tú eres ético, tú no. Discrepando de algunos medios que usaron para probarlo, sí creo en que es necesaria la renuncia de, por ejemplo, los ministros del Interior y de Educación. No por tricas ni eso, sino por incompetencia y corrupción.

Saludos Cordiales
Ben

PD: aprovecho para informarles a quienes leen este blog que "entraré de vacas" con respecto al blog por alrededor de una semana. Aun así, espero poder leer sus opiniones (no a mi correo, por favor, fomenten la discusión). Chauuu.

Carlos del Carpio dijo...

Ben,

Efectivamente, no hay certeza aún sobre los efectos que tendrá la reducción de aranceles sobre la inflación. Pero a lo que iba es que, ante esa falta de certeza, se puede llevar a cabo una evaluación adecuada en el momento adecuado. Totalmente de acuerdo en que el MEF y sus responsables deberán responder por ello.

En lo que no estoy tan de acuerdo es lo que señalas en 2): la reducción de aranceles de ciertos bienes tiene como objetivo directo incentivar la importación de dichos bienes a fin de estabilizar su precio, para así, indirectamente, reducir el peso de dichos precios en la canasta utilizada para medir los índices de inflación. Creo que eso es bastante mas factible de evaluar que medir variaciones en el poder de negociación frente a cambios en los aranceles.

Respecto a lo del juicio moral, es personal y respondo por el. Solo quería discrepar en que no se necesita ser guachiman bloguero para emitir uno; todos, en tanto seres humanos, somos sujetos morales. Es un offtopic del cual espero escribir en estos días. Saludos y que pases buenas vacaciones,

Carlos

iPaul dijo...

Mo entiendo claramente si te refieres a que el esquema de metas de inflación ha fracasado, pero si fuera así, no opino lo mismo. Este esquema viene siendo utilizado por muchos países y aún más se siguen sumando a la lista, gracias a su utilidad práctica y a las continuas variaciones que pueda tener la inflación. Además no creo que la banda deba ser modificada, pues el remezón de aumentos de precios nos agarro frioa todos, pero se espera continuidad con estos nuevos precios, según declaraciones de la misma ONU. Asu vez, sería bueno aclarar en todos los blogs económicos, que una inflación se debe a factores monetarios, dada la definición clásica misma del término, entonces no siempre una alza de precios viene siendo inflación (notesé la inflación subyacente).
Saludos y muy bueno tu blog.

Ben Solís dijo...

Estimado Paul,
El hecho de que muchos (ya cada vez más) países usen el esquema de metas de inflación (EMI) no significa que sea el mejor, ni mucho menos. Recordemos que un par de décadas atrás los más afiebrados seguidoras del monetarismo de Friedman lo llevaron al extremo, con las consecuencias que todos conocemos.

Al respecto, existen ya algunos economistas que piden que se abandonen los EMI de inmediato, pues ya no funcionan y son perjudiciales. Si ello es cierto o no, queda abierto para el debate. Mi próximo post será acerca de ello, así que date una vuelta en unos días.

Saludos
Ben Solís

JUANJO dijo...

Respecto a la relación "Aranceles - Poder de Negociación" coincido con el señor Carlos del Carpio -cuya primera intervención ha sido bastante clara al respecto- en que existe una falacia argumentativa. Aunque creo que queda muy claro el afán proteccionista al -por ejemplo- dar una relación positiva a ambas variables. Siguiendo esta misma temática, los aranceles son la variable principal para definir un indicador de apertura comercial (en un esquema muy simple: a menores aranceles, mayor apertura comercial). Nuestro país aplica dentro de sus Políticas Comerciales un esquema arancelario no uniforme -selectivo, como ya se señaló- y su impacto inflacionario debe ser estudiado -literalmente- de la misma manera -léase, selectivamente-. Llegamos -todos, creo- a la misma conclusión: dos meses es poco tiempo para ver el impacto a la escala que propones. Tampoco creo que podemos hablar de promesas incumplibles -Carranza sugirió que la medida iba a ser efectiva, en sus propias palabras-, creo que su retórica fue mucho más de chascarrillo que de jugar con las emociones de la gente. Sin embargo no deja de ser divertida su propuesta como válida la crítica planteada en el artículo que enlazas, aunque lastimosamente, algún párrafo sentencia a la derrota a las medidas ya mencionadas.
El sabor que me deja este debate justamente va por esa desazón del efecto a corto plazo... ¿Cómo le explicas a los no-economistas (al ciudadano que ignora la teoría por que necesita ver resultados inmediatos y también a los que critican con más sustento artificial o político, etc.) que ciertos escenarios en la actualidad son dados por situaciones coyunturales?... Es una pregunta que me gustaría extender 1ºhacia tu post dicotómico de hace algunas semanas respecto a las "predicciones" y 2ºal que vendrá próximamente respecto a las metas inflacionarias. Me adelanto un poco respondiendo que son divergencias teóricas, pero no por ello tenemos que sentenciar "que sirvan o no sirvan", dependen muchísimo del ambiente en el que se aplican (como ejemplo, mucho de la literatura económica correspondiente producida en los últimos años tiene justamente el debate del "Inflation Targeting" como uno de los protagonistas).
Creo que en países como el nuestro debería ser mucho menor esa tendencia a las respuestas en el "short-run" para variables cuyos mecanismos de transmisión son característicos de escenarios mucho más dinámicos. Sugiero, muy a propósito, el último "Examen de Políticas Comerciales" de nuestro país realizado por la OMC -a Setiembre de 2007, justo en Octubre empiezan las primeras reducciones arancelarias propuestas por la gente del MEF, si no me falla la memoria-. Hay bastante qué decir respecto al tema.

En fin, buenas vacaciones. Y ya saliendo bastante del debate y como respuesta personal a una interrogante tuya de hace casi dos semana: ninguno de mis blogs está desactivado, sólo que el tiempo es cruel a veces, ya sabrás de actualizaciones. Gracias.

Saludos cordiales.

JJGC