Homo economicus: el blog's Fan Box

sábado, 31 de enero de 2009

Economía Bizarra: La economía de la prostitución

Sucede cuando el economista descubre que su ciencia puede aplicarse a casi todo aspecto de la vida; pero sucede, sobre todo, cuando necesita dirigir su atención a cosas menos estresantes. Así nace una nueva sección en este blog: Economía bizarra. Lo he hecho un par de veces (ver por ejemplo el post de la religión), pero ahora queda institucionalizado.

------------------------------------------------------------------------------------------------

Necesita el lector despojarse de sus ataduras morales (y ¡vaya que el autor lo ha hecho para escribir esta reseña!). Y la llamo reseña, porque no pretendo decir que descubrí la pólvora. Estas disertaciones son a raíz de un paper ya existente de Edlund y Korn (2001).

Y luego de persignarse...
¿Qué llama tanto la atención acerca de la prostitución? Bueno, que —aunque no existen estimados para el Perú— es ciertamente una actividad comercial que mueve muchos soles. Se ha introducido el término turismo sexual y la actividad ha degenerado incluso hasta incluir a menores de edad. Porque, a diferencia de otros oficios, los clientes valoran el producto mientras más joven es. Las prostitutas no son como los vinos.

Pero, como señalan los autores, si algo tiene esta actividad de particular es que es bien pagada a pesar de i) requerir mano de obra no calificada, ii) ser intensiva en trabajo y iii) estar dominada por las mujeres. Algunos dirán que muchas prostitutas no poseen tarifas lo suficientemente altas; pero si —como yo— han divido el sueldo de un practicante entre el número de horas de trabajo mensuales, optarán por quedarse callados. Depresión.

¿Cuál es la razón para una remuneración tan onerosa a la prostitución? ¿Se trata acaso de la naturaleza misma de la actividad?¿Del giro del negocio, como dirían los contadores? Edlund y Korn afirman que la clave para entender este fenómeno radica en que es imposible ser prostituta y esposa a la vez. Es decir, el pago a una prostituta debe ser lo suficientemente alto como para compensar el costo de oportunidad de abandonar la idea del matrimonio. Debe poder compensar los posibles futuros ingresos que recibirán de sus esposos, pero también debe ser lo suficientemente alta como para ayudar a la meretriz a resignarse a que (casi) nadie querrá casarse con ella. Compensación económica y sentimental.

Mercados y mercados
Para continuar analizando la situación, es necesario ubicar dos mercados: el de matrimonios, y el de sexo. Mercados que, ejem ejem, están relacionados. Según este par de economistas —feministas, tómenlo deportivamente— en el mercado de matrimonios existen compradores (hombres) y vendedores (mujeres). Y bueno, no se quejen tanto bien dicen que el hombre propone, y la mujer dispone. Ojos científicos, por favor.

En el mercado de la actividad sexual, siendo que se ha establecido que la prostituta está incapacitada de ser una esposa, la remuneración debe incluir una prima que compense ello, y—por una condición de equilibrio—debe ser igual a la remuneración de las esposas, aquella que reciben como consecuencia de su unión marital, y como recompensa de dar a los hombres hijos que son reconocidos socialmente como suyos. Es una visión un tanto simplificada de por qué los hombres valoran tener una mujer al lado. Pero, después de todo, recordemos que la economía se abstrae de detalles que no intervienen en la esencia del problema discutido. O sea, tener a alguien con quien ver una película, o pasar la tarde juntos no cuenta.

Bueno, siguiendo la premisa de keep it short and simple, esto es sólo una pequeña mirada. El documento de trabajo reseñado explora la calidad de bienes sustitutos imperfectos entre una esposa y una prostituta, pasando por un análisis de disponibilidad a pagar. Por momentos resulta impactante la frialdad con la que se aborda el asunto, pero es necesario tomarlo como un mero ejercicio mental. Si se tienen las herramientas, ¿por qué no usarlas?

Ya el que quiera ver la formalización matemática y meterse en el modelo, queda invitado, aquí el paper para su esparcimiento.

lunes, 26 de enero de 2009

No se deje engañar, amiguita

Esta es la primera vez que que reboto críticas a la PUCP. Prefiero hacerlas yo mismo :) Pero ahí les va. Se justifica, porque ayuda a ver que la misma universidad, como persona jurídica, es toda un Homo economicus.


¿Por qué nuestras boletas deben cargar con la inflación general del país y no sólo la del sector educación, donde se ubica la Universidad?
Es bien sabido que el criterio del alza siempre ha sido el índice inflacionario del sector Enseñanza y Cultura. Un trago amargo, pero entendible. Pero ahora, mediante una jugada poco transparente, al rectorado se le ha ocurrido utilizar como criterio el Índice general de Precios al Consumidor, que ha sido para el 2008, de 6.65%, y que la universidad utiliza como referente para aumentar los créditos en 6%.

¿Cual es el problema al respecto? Si se hubiera utilizado, como debe ser, el índice inflacionario del sector educación, el alza sería de 3.13%. Pero se está utilizando la inflación general, que incluye sectores de la economía que no tienen que ver con la actividad académica. Así, el rectorado, sin mayor debate al respecto, ha promovido que se apruebe un alza de casi el doble de la que corresponde al sector educativo.

(...)
Mucha atención con esto. En el artículo 5 del reglamento de pago de derechos académicos, se estipula lo siguiente: "el valor de los créditos o de las sanciones cuyos valores están referidos a ellos es el vigente al de la fecha de emisión de la boleta".
Así, si alguien debe 4 créditos del ciclo pasado, su deuda (sanción) no sólo aumenta por moras, sino que aumenta también porque el crédito también ha aumentado; en este caso, un 6%. Al exigirse este cobro, la Universidad está alterando unilateralmente el monto inicial de una deuda contraída con una tarifa diferente (...)

Para mayor referencia, visítese este link.
Sí, sí, ya sé, ya se vienen los artículos, en eso estoy...

domingo, 25 de enero de 2009

Y regresé.

Bueno, esta es la parte donde pido disculpas por no haberme ocupado del blog durante semanas. Siiiin embargo, prometo retomar el posteo "casi" regular y, claro. Todo año debe tener su novedad, así que les dejo un correo para que envíen preguntas que intentaré responder desde el punto de vista económico. Siempre será un reto (y claro, más gracioso) que envíen preguntas que (aparentemente) no tienen nada de económico. Aparentemente...

ben.solis@pucp.edu.pe


Es una promesa!